lunes, 18 de enero de 2021

Juan Carlos Tabío (1943-2021)

El 2021 insiste en despojarnos de gente querida. Hace pocos días lamentamos la pérdida de Enrique Pineda Barnet, más que un colega y amigo, un hermano a pesar de la distancia generacional. Guionista de "Soy Cuba" (1964) y a quien acompañé en su último guion, con el sueño de dirigirlo juntos, "Mi Virgen de la Caridad" (2016). De él y nuestras aventuras cinematográficas tendré que escribir más adelante. 

Hoy decimos adiós a Juan Carlos Tabío, a quien tanto tenemos que agradecer, su cine, su entrega. Una vez me abrió las puertas de su casa habanera para protagonizar mi documental "Del cine y otros demonios" (2006) sobre una película suya que amó, de la que poco se hablaba. Me preguntó con una sonrisa que aparecía de pronto y esa mirada humilde que le acompañaba: "¿Y estaré yo solo en el documental? De todas maneras 'El elefante y la bicicleta (1994)' es un filme que ha caminado un poco solo". Y recuerdo que le dije: "Ahora lo estará menos". Un hombre que no parecía vanagloriarse de nada, ni por ser el director cubano vivo nominado a un Óscar por "Fresa y chocolate" (1993), ni por haber puesto a aplaudir a Venecia con "Guantanamera" (1996), ambas codirigidas junto a su maestro y amigo Tomás Gutiérrez Alea. Juan Carlos, y en mi documental lo cuenta, paró su película ante el llamado de Titón para colaborar en "Fresa...", gesto tremendamente hermoso y diría que poco visto. Ese era Juan Carlos Tabío, el también director de las comedias más arriesgadas de los ochenta en Cuba: "Se permuta" (1983), "Plaff o Demasiado miedo a la vida" (1988). Miedo que este hombre no conoció. 

Carlos Barba Salva
North Hollywood, a 18 de enero de 2021.

Fotograma de "Del cine y otros demonios" (2006).