jueves, 18 de junio de 2020

Rosita Fornés y su impronta en el cine. Por Juani García Borrero.

Todavía recuerdo el impacto que provocó en mí la premier del filme Papeles secundarios (1989), de Orlando Rojas, en el cine Guerrero de Camagüey. Llegué a la proyección sin tener idea de lo que vería, si bien pesaba bastante el hecho de que Rojas hubiese filmado antes Una novia para David (1985), que, en lo personal, sigue siendo una de las películas que más disfruto de las producidas por el ICAIC.
El empaque visual de Papeles secundarios ha resistido el paso del tiempo, gracias al desempeño de ese tándem perfecto que integraron Raúl Pérez Ureta en la fotografía, y Flavio Garciandía en la dirección de arte. Rojas reinventó el cine cubano de aquella época, y lo puso a dialogar con lo que ya estaba pasando en el mundo de las artes plásticas de la fecha: esa plasticidad que se respira a lo largo de todo el metraje no solo estaba en función de construir una película “hermosa”, sino de sembrar en los espectadores las inquietudes intelectuales que solo pueden conseguir las imágenes trabajadas desde lo polisémico.
A diferencia de aquel cine cubano donde el apego al “realismo” tradicional (incluyan Una novia para David) dictaba la norma, acá el trabajo con las luces y sombras, la ambientación de los espacios, lo meticuloso de la banda sonora, multiplicaban las posibilidades interpretativas de la historia.
Pero junto a eso, no me dejaba de sorprender el trabajo con los actores y actrices, y sobre todo el desempeño dramático de Rosita Fornés, toda una revelación para los que alimentábamos el equívoco de verla solo asociada al mundo del espectáculo de revista o variedades.
En todo caso, hay que agradecer a Juan Carlos Tabío la inteligencia mostrada al seleccionarla para el protagónico del filme Se permuta (1984), y antes de la obra teatral “La permuta”, concebidas a partir de una idea original de Tomás Gutiérrez Alea.  
Para Rosita Fornés, aquel papel abría las puertas de una nueva vida, como puede deducirse de las declaraciones que ofreciera en su momento:
Yo he filmado unas quince películas anteriormente, la mayoría en México, y una que hice en Puerto Rico, que no se llegó a estrenar nunca aquí. He sido muy exigente conmigo en la cuestión cinematográfica. Estuve siempre con el deseo de hacer algo verdaderamente importante, porque las películas que hice eran de tipo comercial, rodadas sin criterio artístico, sólo para sacar dinero fácilmente; los argumentos eran unas veces folletinescos, otras veces tontos, y no considero que tuve oportunidad de hacer una gran labor dentro de esas películas.
(…)
O sea, que hasta Se permuta, yo no había podido tener una satisfacción plena del trabajo en el cine. Esta película ha sido mi reaparición en el cine, después de largos años, y mi debut en el ICAIC, que es quien verdaderamente, después del triunfo de la Revolución, ha producido una industria cinematográfica seria en nuestro país, reconocida ya, premiada internacionalmente; para todos nosotros es un orgullo poder contar, hoy en día, con una industria ya fuerte, sólida, y entonces este debut mío, para mí significa mucho artísticamente. He realizado un personaje que yo le tomé gran amor, desde el momento que presentamos la versión teatral de La permuta”.
De todos modos, hoy sabemos que, para los nuevos enfoques historiográficos vinculados al cine, esas películas “menores” tienen un valor extraordinario a la hora de reconstruir los mapas de lo que ha sido la recepción cinematográfica. Son útiles para estudiar el modo en que los espectadores “comunes” han aprendido a convertir las historias proyectadas en las pantallas en áreas de intercambios culturales, donde entran en juego las identidades, las expectativas grupales, o la recepción de lo global en lo local.
Por último, junto a las películas de ficción interpretadas por Rosita Fornés, pienso que deberíamos concederle similar atención a esos documentales donde la actriz no solo habla de su labor personal (Rosita Fornés. Mis tres vidas/ 1996, de Luis Orlando Deulofeu), sino que con sus memorias orales contribuye a reconstruir otros relatos (Los Zafiros: música desde el borde del tiempo/ 2002de Lorenzo de Stefano; Papeles principales/ 2007, de Carlos Barba, y Tin Tan/ 2010, de Francesco Taboada).
En Mejilla con mejilla (2011), de Delso Aquino y con guión de Nicolás Dorr, Rosita Fornés encarna el personaje de una vedette que ya vive su ocaso, y expresa el siguiente bocadillo: “Es que con las décadas vienen las cadencias y se puede llegar a la decadencia”.
Para ella, por suerte, la decadencia no llegó, sobre todo porque fue fiel a su pasión principal, esa que nunca habló de efímeras modas, sino de rigor y arte.  
Juan Antonio García Borrero

Filmografía de Rosita Fornés (Tomada de la ENDAC)
1939: Una aventura peligrosade Ramón Peón
1941: Romance musicalde Ernesto Caparrós
1945: El deseo, de Chano Urueta (México)
1946: Se acabaron las mujeres, de Ramón Peón (México)
1947: La carne manda, de Chano Urueta (México)
1948: Cara sucia, de Carlos Orellana (México)
1951: Del can-can al mambo, de Chano Urueta (México)
1951: Mujeres de teatro, de René Cardona (México)
1953: El mariachi desconocido/ Tin Tan en La Habanade Gilberto Martínez Solares (México)
1953: Hotel Tropical o Me gustan todas, de Juan José Ortega (Cuba-México)
1953: Piel canela, de Juan José Ortega (Cuba-México)
1956: No me olvides nuncade Juan José Ortega
1962: Palmer ha muerto, de Juan Fortuny (España)
1985: Plácido, de Sergio Giral
1987: Hoy como ayer, de Constante Diego
1989: Papeles secundariosde Orlando Rojas
1994: Quiéreme y verás, de Daniel Díaz Torres
1996: Rosita Fornés. Mis tres vidas, de Luis Orlando Deulofeu
2001: Las noches de Constantinopla, de Orlando Rojas
2002: Los Zafiros: música desde el borde del tiempo, de Lorenzo de Stefano (Documental)
2007: Papeles principales, de Carlos Barba Salva (Documental)
2010: Tin Tan, de Francesco Taboada (Documental)
2011: Mejilla con mejilla, de Delso Aquino

miércoles, 10 de junio de 2020

Rosa Fornés

En los años ochenta yo tenía como diez años, caminaba con mi abuela Hilda, temprano en la mañana y vimos a Rosa Fornés, que estaba de gira por Cuba, y comenzaba por Guantánamo; ella se hospedaba muy cerca de la casa de mi abuela y ya a esa hora había una multitud de personas alrededor de la artista, que saludaba a todos desde un Chevrolet convertible. Parecía una película, una bella película. Una década y algo después, en el año 2006, filmé un documental titulado Papeles principales, que acompañaría a Papeles secundarios como parte del bonus track del DVD que promovieron Impulso Récords, Fnac y el ICAIC. Con un pequeño staff, compuesto por Eduardo Corría, Luis Enrique Prieto y yo, llegamos al reparto Siboney, a la casa de Rosita, protagonista de la cinta de 1989, de Orlando Rojas. Mi primer recuerdo desde la ventanilla del carro fue un gran camión de la basura frente a su casa y a Rosita en el portal, conversando con los muchachos que hacían el trabajo; ellos, colgados de la parte trasera del vehículo, escuchando embelesados a la gran vedette, quien cuando nos ve acercar los despide entre risas y un "nos vemos mañana". En el momento que uno de ellos toca la campana anunciándole al chofer continuar la marcha, llegamos hasta ella. Rosa se guardaba intacta en mi recuerdo de niño, nos enseñó su casa, el salón con sus premios, sus recuerdos, sus cuadros; cuando le dije que prefería filmar afuera, en un patiecito lateral, me dijo colaboradora: "mejor, así", acompañando sus palabras con un gesto muy de ella. Su amabilidad no tuvo límites, hablamos de la película, recordamos su personaje, lo importante que fue asumirlo, el momento en que llegó, cómo se sintió y después de mi voz de “¡Acción! fluyó algo inefable que ahí está para siempre. Me confesó que amaba al cine, sin embargosu único ‘pero’ era que “una entrega alma, corazón y vida, y después, en la edición, te pueden cortar la parte que más trabajo dio para lograrla, es lo que tiene el cine”. También afirmó “yo nunca creo que me la comí en nada, yo lo que entrego parte de mí en cada cosa que hago”. Y de qué manera nos lo estaba demostrando ese día, durante la entrevista. Una vez terminado el rodaje apagamos la cámara, y ahí comenzó la otra película, algunas de sus historias en los escenarios, las verdaderas y las que ayudaron a crear el mito que se ganó por derecho y talento propio. Nos contó de su madre, de su familia, de su antiguo barrio y del actual, de la amistad con Alicia Alonso, que era su vecina y que había asistido a su cumpleaños. También del entusiasmo que sentía porque, después de muchos años, logró grabar un CD y que lo escuchaba en un reproductor que parecía una bombona en miniatura, regalo de su nieto mayor.

Casi en la despedida, y al enterarse de mi familiaridad con Isabel Santos, me dijo: "¡Si ella es tu mamá en la vida artística, entonces yo soy tu abuela!", y claro, se refería a que ambas actrices en la ficción son madre e hija en Se permuta, la cinta de Juan Carlos Tabío. No se por qué viene a mi mente ahora el tema de este filme que interpretó Osvaldo Rodríguez: Si creemos que somos espejo y reflejo del miedo de no comprendernos ̸
si sabemos que ya ha transcurrido el tiempo asignado para conocernos ̸
si sentimos que falta el coraje y la fuerza que antes nos acompañaba ̸  
si no vamos del brazo a la calle ̸
del talle a la alcoba ̸
del beso a la vida ̸
el amor se acaba / comienza. 




Carlos Barba Salva
North Hollywood, 10 de junio de 2020

lunes, 13 de abril de 2020

Cancelan Festival de Gibara por pandemia que paralizó estrenos, rodajes y postproducciones cubanas

Cine Cubano 2020
A través de su web y la de Cubacine, el Festival de Cine de Gibara, fundado por Humberto Solás y presidido actualmente por el actor, director y productor Jorge Perugorría, anunció la cancelación de su edición 2020, que iba a celebrarse en esa localidad de la provincia cubana de Holguín el próximo julio. La noticia llega cuando el cine local enfrenta una larga serie de anulaciones y retrasos, también como consecuencia de la pandemia del COVID-19, que afectan a estrenos, rodajes y postproducciones de films cubanos, entre ellos los últimos trabajos de Fernando Pérez, Gerardo Chijona y Carlos Barba Salva. 


La presidencia del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), y el Comité Organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara comunicaron la suspensión de la 16 edición este año, que quedará relegada hasta 2021.



"Con mucha tristeza, atendiendo a la situación que está viviendo el mundo y el país, debemos suspender esta edición del Festival. El momento coincide además con el cierre de la convocatoria y la imposibilidad de acometer el periodo más intenso de la organización logística del evento. Tendremos que esperar un año, pero va a ser un año en que trabajaremos mucho para hacer un Festival más fuerte, con más calidad y más seguro", dijo Perugorría, presidente del Festival Internacional de Cine de Gibara.



Los organizadores dejaron abierta la opción para que las obras recibidas hasta el 31 de marzo (cierre de convocatoria) y cuyos autores deseen mantener en concurso, participen en la edición de 2021 aunque no cumplan las nuevas bases que se darán a conocer a finales de año. 



Esta cancelación viene a sumarse a la de otros eventos previstos para este año en la isla caribeña, como la entrega del Premio Nacional de Cine 2020 al productor del ICAIC Paco Prats, uno de los gestores de los populares Filminutos animados y al guionista, dramaturgo y escritor Senel Paz ("Fresa y chocolate").



También se ha visto afectado el aún no iniciado rodaje de la nueva película de Fernando Pérez, "Rikimbili o el mundo según Nelsito", que como informó NOTICINE.com va a protagonizar Isabel Santos, quien ya estuvo en anteriores films del prestigioso cineasta, como "Clandestinos", "La vida es silbar" y "La pared de las palabras". Las medidas dictadas por las autoridades cubanas de prohibición de actividades colectivas coincidió con el inicio de la producción de este film conformado por una serie de cuentos en los que la realidad y la imaginación se verán mezcladas, que tendra que esperar hasta al menos la segunda mitad del año.   



En cuanto a los proyectos ya filmados y en postproducción, que han quedado detenidos, están los últimos trabajos de Gerardo Chijona, "Oscuros amores", con Vladimir Cruz, Isabel Santos, Osvaldo Doimeadiós, Carlos Enrique Almirante, Yailín Coppola, Luis Alberto García y Yenni Soria, y el de Carlos Barba Salva, "Las polacas", con Coralia Veloz y su hija en la vida real Tahimí Alvariño Veloz, reunidas nuevamente luego de años de no coincidir ante una cámara. Ambas podrían llegar al próximo Festival de La Habana, en diciembre, si es que se celebra.



Finalmente, iba a estrenarse en salas cubanas este pasado marzo la obra póstuma de Rigoberto López, el drama histórico "El Mayor", basado en la vida de Ignacio Agramonte, camagüeyano y héroe de la Independencia, que protagonizaron Daniel Romero y Rafael Lahera. Pero la fecha prevista coincidió con el cierre de cines y quedará retrasada hasta su reapertura. 

 por © Corresponsal (Cuba)-NOTICINE.com
 
08 Abril 2020

Fuente: Noticine.Com

domingo, 5 de abril de 2020

Filman en La Habana filme "Las Polacas", con Coralita Veloz y Tahimi Alvariño.

LUCIANO CASTILLO

Entre el primero y el 4 de agosto, el cineasta Carlos Barba Salva rodó en La Habana su nuevo cortometraje Las Polacas, a partir de su propio guion.

En la trama, madre e hija emprenden un viaje en un auto polaquito. La salida de casa y el camino, es un pretexto para hablar de historias pasadas (y guardadas), sobre la vida de ambas y la relación con el esposo y padre, respectivamente, quien murió cuatro años antes. El drama llega a su punto culminante cuando las mujeres arriban a un sitio inesperado.

Las Polacas, una producción de Mareafilmes con el apoyo del ICAIC, cuenta con el protagonismo absoluto de las conocidas actrices Coralia Veloz y Tahimi Alvariño. La dirección de fotografía fue asumida por Carlos Rafael Solís, el sonido por Javier Figueroa y la dirección de producción por Abel Álvarez.

Fuente: Arte por Excelencias 09-08-2019

jueves, 23 de enero de 2020

Noticine.Com: "Reencuentro de "Las Veloz" llegará a salas cubanas este año".


Tahimi Alvariño y Carlos Barba Salva durante el rodaje
Por Paloma Guardia-NOTICINE.com 17 de enero de 2020

El llamado de trabajo emitido hace poco en el Festival Internacional de Cine de Gibara, por seis famosas actrices, ha tenido sus frutos. Entre ellas se encontraban "Las Veloz": Coralia Veloz (2016, "Últimos días en la Habana") y su hija Tahimí Alvariño Veloz ("Lista de espera") que, tras muchos años sin actuar juntas, volverán a la gran pantalla con el cortometraje "Las Polacas" de Carlos Barba Salva, ya filmado. 

Las que en la vida real son madre e hija, disponen del mismo vínculo en el corto, dirigido y escrito por el guantanamero Carlos Barba quien recientemente incursionó en la ficción con otro cortometraje "25 Horas", protagonizado por Isabel Santos. "Son dos grandes actrices y amigas muy queridas. Con Coralia había trabajado en 'Barrio Cuba', de Humberto Solás, donde fui asistente de dirección, y a Tahimi me unen coincidencias, afinidades, existía el deseo de hace muchos años trabajar juntos y se dio en este proyecto, el ser madre e hija en la vida vino muy bien para el espíritu de la historia, siento que la sola presencia de ellas insufla un estilo a la película, es magnífico el trabajo que hacen", ha dicho Barba.

"Es el segundo cortometraje de una especie de trilogía filial, a veces juego con esa idea, trilogía que inició '25 Horas', films que exploran la condición humana tan difícil de separarse del entorno social, como pasa en todas partes, pero que en Cuba adquiere una connotación bastante peculiar. Una cámara que ausculta una realidad que siempre tiene ecos de afuera, en '25 Horas' de una orilla a la otra, en 'Las Polacas' por muy juntas que estén madre e hija, hay un abismo que descubriremos a medida que las vayamos conociendo, porque el espectador viaja con ellas, forma parte de ese recorrido", añadía el cineasta cubano a NOTICINE.com.

Antes de esos dos cortometrajes Barba Salva ya había realizado numerosos documentales, muy vinculados todos ellos a la historia reciente del cine cubano y sus grandes personalidades como "Memorias de Lucía" (2003), "Mujer que espera" (2005) y "Canción para Rachel" (2007). Actualmente vive entre Los Angeles y su país natal.

"Las Polacas", cuenta la historia de una madre y su hija que emprenden viaje en un antiguo Polski Fiat, llamado popularmente en Cuba "polaquito". A pesar del vínculo que mantienen las dos, en el viaje afloran entre ellas las turbulencias de una vida complicada.

Se trata de una producción de Mareafilmes con el apoyo del ICAIC, que cuenta con el protagonismo absoluto de Coralia Veloz y Tahimi Alvariño. La dirección de fotografía es asumida por Carlos Rafael Solís, el sonido por Javier Figueroa y la dirección de producción por Abel Álvarez.

El género de la "road movie" tiene una gran tradición en el cine cubano, como podemos observar en "Guantanamera" (1996) de Tomás Gutiérrez Alea, "Miel para Oshún" (2001) de Humberto Solás, y "Viva Cuba" (2005) de Juan Carlos Cremata.

El corto se rodó a principios de agosto en La Habana, actualmente está en postproducción, con Jorge Abello como editor, y pretende estrenarse este 2020. 

Fuente: NOTICINE.com

viernes, 4 de octubre de 2019

OnCubaNews: "Las Polacas", nuevo film de Carlos Barba Salva.

Coralita Veloz y Tahimí Alvariño Veloz llevan a la pantalla sus lazos familiares en el filme "Las Polacas".

Redacción OnCuba por Redacción OnCuba
en Cine, Cultura
El rodaje acaba de concluir en La Habana. Foto: Abel Álvarez.

Las Polacas es el título del cortometraje que ha unido a las conocidas actrices cubanas Coralita Veloz y Tahimí Alvariño Veloz y cuyo rodaje acaba de finalizar en La Habana.

Dirigido por Carlos Barba, quien ejerce además como guionista, se trata de un filme  en el que trasladan a la ficción los lazos familiares de la vida real.

Relata el viaje que ambas emprenden en un polaquito –un auto trasplantando a las calles de Cuba desde el extinto campo socialista–, en el que ambas pasan revista a sus vidas, a su pasado y a los lazos afectivos que mantuvieron, respectivamente, con el padre y el esposo que había fallecido hace cuatro años.

Esta especie de road movie, filmado con el apoyo del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, tiene su punto culminante  cuando el viaje llega a su final y se enfrentan a un destino inesperado.

Producido por MareaFilmes, solo cuenta con las actuaciones de ambas actrices. La dirección de fotografía estuvo a cargo de  Carlos Rafael Solís y el sonido corrió por cuenta de Javier Figueroa.
Las actrices no han ocultado la emoción por volver a trabajar juntas después de varios años.
La propia Tahimí  Avariño publicó un mensaje en su perfil de Facebook,  en el que agradecía regresar al cine junto a su madre, mientras destacó la entrega y profesionalidad de todo el equipo de filmación.
«Fin de Rodaje de Las Polacas. Con mi amigo, hermano, mi coincidente en esta vida y mi director en este último trabajo, Carlos Barba Salva. Que para mayor felicidad es junto a mi madre Coralita Veloz, haciendo de madre e hija después de muchos, muchos años sin actuar juntas. Es una bendición haber estado en esta maravilla. Gracias Carlitos, Gracias Abel Álvarez. Gracias equipo. Solís, Vitico, Figueroa y al resto de la tropa. Experiencia inolvidable», comentó la actriz.
Coralita Veloz, hija de los populares actores y cantantes Ramón Veloz y Coralia Fernández, nació en La Habanaen 1949. Durante una sostenida carrera de varias décadas, ha  trabajado para varios de los más influyentes directores cubanos. Su rostro forma parte indisoluble de la historia del séptimo arte en la isla.
La lista de los filmes en los que ha intervenido es tan extensa como notable. En su expediente creativo  aparecen, por solo mencionar algunos ejemplos, cintas como Hasta cierto punto, de Tomás Gutiérrez AleaReina y Rey, de Julio García Espinosa; La vida es silbar, de Fernando Pérez. Su obra en televisión ha sido igualmente relevante y la ha colocado en la memoria afectiva de los cubanos.
Tahimí Alvariño Veloz siguió los pasos de su madre y ha mantenido una carrera descollante en el cine, la televisión y el teatro. Anteriormente se unió a Coralita Veloz en el reparto del filme Vals de La Habana Vieja, de Luis Felipe Bernaza.
Una de sus actuaciones más recordadas en el cine cubano descansa en la cinta Lista de espera, de Juan Carlos Tabío, en la que comparte roles con actores como Jorge Perugorría, Vladimir Cruz y Mijaíl Mulkay, entre otros.  
En la televisión ha sido reconocido su desempeño en novelas y series como  Hoy es siempre todavíaSin perder la ternuraDía y Noche y Alguien me habló de los naufragios.
En los últimos tiempos ha desarrollado una exitosa carrera en Colombia, donde ha participado en populares series como  Sin senos sí hay paraíso y  La luz de mis ojos.
La actriz reside hace varios años en ese país latinoamericano,  pero siempre ha mantenido sus vínculos con Cuba y manifestado su deseo de volver a filmar en la isla.
Fuente: OnCubaNews