lunes, 18 de enero de 2021

Juan Carlos Tabío (1943-2021)

El 2021 insiste en despojarnos de gente querida. Hace pocos días lamentamos la pérdida de Enrique Pineda Barnet, más que un colega y amigo, un hermano a pesar de la distancia generacional. Guionista de "Soy Cuba" (1964) y a quien acompañé en su último guion, con el sueño de dirigirlo juntos, "Mi Virgen de la Caridad" (2016). De él y nuestras aventuras cinematográficas tendré que escribir más adelante. 

Hoy decimos adiós a Juan Carlos Tabío, a quien tanto tenemos que agradecer, su cine, su entrega. Una vez me abrió las puertas de su casa habanera para protagonizar mi documental "Del cine y otros demonios" (2006) sobre una película suya que amó, de la que poco se hablaba. Me preguntó con una sonrisa que aparecía de pronto y esa mirada humilde que le acompañaba: "¿Y estaré yo solo en el documental? De todas maneras 'El elefante y la bicicleta (1994)' es un filme que ha caminado un poco solo". Y recuerdo que le dije: "Ahora lo estará menos". Un hombre que no parecía vanagloriarse de nada, ni por ser el director cubano vivo nominado a un Óscar por "Fresa y chocolate" (1993), ni por haber puesto a aplaudir a Venecia con "Guantanamera" (1996), ambas codirigidas junto a su maestro y amigo Tomás Gutiérrez Alea. Juan Carlos, y en mi documental lo cuenta, paró su película ante el llamado de Titón para colaborar en "Fresa...", gesto tremendamente hermoso y diría que poco visto. Ese era Juan Carlos Tabío, el también director de las comedias más arriesgadas de los ochenta en Cuba: "Se permuta" (1983), "Plaff o Demasiado miedo a la vida" (1988). Miedo que este hombre no conoció. 

Carlos Barba Salva
North Hollywood, a 18 de enero de 2021.

Fotograma de "Del cine y otros demonios" (2006).

martes, 12 de enero de 2021

Enrique (1933-2021)

 

Enrique Pineda Barnet y Carlos Barba Salva. Foto: Eduardo Corría

Muere Enrique Pineda Barnet. El País


jueves, 19 de noviembre de 2020

Broselianda Hernández (1964-2020): "No soy Lezama. Yo me asfixio".

Ha muerto la actriz cubana Broselianda Hernández. A modo de homenaje, les dejo la entrevista que le hiciera en 2009 para la revista literaria y cultural SiC y esta foto, también de mi autoría. Que en paz descanse. 


Broselianda Hernández. Foto de Carlos Barba Salva.
 

Pueden leer la entrevista aquí 





martes, 13 de octubre de 2020

TV Cubana: El cine cubano espera por el estreno de "Oscuros amores", "Las Polacas" y "El Mayor".

TV Cubana: "Entre las obras en postproducción que quedaron detenidas por la situación epidemiológica, se halla Oscuros amores, la más reciente cinta de Gerardo Chijona, con las actuaciones de Vladimir Cruz, Isabel Santos, Osvaldo Doimeadiós, Carlos Enrique Almirante, Yailín Coppola, Luis Alberto García y Yenni Soria. También espera por su conclusión el corto de ficción Las Polacas, realizado por Carlos Barba Salva, con Coralia Veloz y su hija en la vida real Tahimí Alvariño, reunidas de nuevo luego de años de no coincidir ante una cámara. Finalmente, está pendiente de estreno en salas cubanas desde el pasado marzo el drama histórico El Mayor, del desaparecido Rigoberto López, recreación de pasajes en la vida del prócer camagüeyano Ignacio Agramonte, que protagoniza Daniel Romero".

(Nota incluida en la sección “¡Luces… cámara… acción!” del jueves 8 de octubre de 2020, programa 'De cierta manera', emisión no. 618).

Por Luciano Castilo.


martes, 29 de septiembre de 2020

Mi experiencia con The Criterion Collection y Martin Scorsese's World Cinema Project.

Hoy se lanza al mundo la copia restaurada de "Lucía" (1968) y estoy muy orgulloso de formar parte de este proyecto. Meses atrás recibí una llamada desde New York y acto seguido la invitación de The Criterion Collection, una de las más importantes compañías que existen, especializada en la difusión de clásicos restaurados en DVD y Blu-ray, a colaborar en este empeño, solicitándome un documental, que más tarde se convertiría en hijo del filme "Humberto" (2014), que me dio tantas satisfacciones; continuidad de lo que viene siendo la investigación de mi vida sobre el maestro y amigo Humberto Solás. Este nuevo trabajo se titula "Humberto & Lucía" (2020) y aparece en el volumen acompañando a la emblemática cinta de Solás, junto a la introducción del cineasta Martin Scorsese, principal impulsor de este proyecto y un ensayo del crítico Dennis Lim. Próximamente, en una entrevista, más detalles de este gran viaje. GRACIAS #TheCriterionCollection #MartinScorsese #WorldCinemaProject #Lucía #4Krestoration #DennisLim #CarlosBarbaSalva #CineCubano 29 de septiembre de #2020







jueves, 23 de julio de 2020

Actriz Isabel Santos: "Me dejé dirigir por un joven sonriente"

Isabel Santos es la protagonista de "25 Horas", la Hilda que vuelve a Cuba a cuidar a su padre. Con una carrera reconocida dentro y fuera de la Isla, no dudó, sin embargo, en responder al llamado de Carlos Barba Salva.
La actriz narró a OnCuba cómo y por qué llegó al cortometraje.
¿Por qué apostar por un director sin experiencia en la ficción?
Vamos a comenzar haciendo un poquito de historia: un día, en el rodaje del filme Barrio Cuba, le comenté a Carlos Barba que algunos directores y periodistas se habían acercado a mí para hacerme un documental, un libro… donde contara cómo me hice actriz, y recuerdo que sentados los dos en una escalerita en el Salón Rosado de La Tropical, conversando entre plano y plano mientras sonaban en vivo Los Van Van, le pedí que fuera él quien contara mi historia. Creo que pasaron unos dos meses y como en un acto de magia ya estábamos Rafael Solis y yo en Santiago de Cuba rodando ese hermoso documental que es Mujer que espera.
Un año antes Carlos me había hecho una extensa entrevista para una revista. Tocó a mi puerta recomendado por nuestro amigo en común Humberto Solás, quien me dijo: “Atiéndelo, ese muchacho tiene gran talento”. Han pasado años y aquel muchacho pasó de amigo a integrar mi corta familia, mira tú si lo conozco y quiero.
Yo no hago películas mirando el currículo de un director, las hago porque la historia me tiene que interesar y por el talento que vea en la persona que tenga delante. Eso lo sé captar desde que me siento en la sala de mi casa y leo el guion que me proponen. En el caso de "25 Horas", vi nacer ese proyecto.
¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje?
Escuché a Carlos en todo momento, me dejé dirigir. Él puede pedirte cosas como: «ponte estos aretes» hasta: «quiero que salgas o te muevas de esta manera y no de otra», pues conoce mucho mis películas; como director sabe lo que no quiere y lo que quiere lo tiene clarísimo.
Creo que todos somos un poco ese personaje y construí a Hilda a partir de esa verdad. En un país como Cuba en el que nos convertimos en los padres de nuestros padres, un país que envejece rápidamente, todos somos cuidadores, acompañantes de nuestros seres queridos. Siempre digo que "25 Horas" es de esas carreras que haces con el placer de que al final un joven sonriente te mira frente a su primera toma de ficción, sabiendo que venía de liebre a tu lado para que lo dieras todo en una sola vuelta a la pista.
Siendo una actriz reconocida y querida en Cuba, ¿cómo experimentó la recepción por el público en el Festival de Cine de La Habana?
El día de la premier tenía primero este corto y después venía otra película mía, "Los buenos demonios", de Gerardo Chijona. El final de "25 Horas" es muy especial y mira, lloré cuando subieron los créditos. Siempre me emociono mucho cuando al fin se estrenan mis películas, pero también me emocioné por la acogida tan linda que le dio el público. El cine estaba repleto y el aplauso fue grande. Yo sé cuando las cosas gustan y esa noche sentarme pude en la terraza de mi casa y decirle: «Carlos, participar en el Festival de cine de La Habana y tener esos aplausos es el mayor premio».
Por eso podrá contar siempre conmigo, con mi complicidad, con mi apoyo. Siempre que tenga un personaje para mí, el que sea, ahí estaré.
Entrevista por Eric Caraballoso.

MÁS DE "25 HORAS" 

Trailer de cortometraje. 

jueves, 18 de junio de 2020

Rosita Fornés y su impronta en el cine. Por Juani García Borrero.

Todavía recuerdo el impacto que provocó en mí la premier del filme Papeles secundarios (1989), de Orlando Rojas, en el cine Guerrero de Camagüey. Llegué a la proyección sin tener idea de lo que vería, si bien pesaba bastante el hecho de que Rojas hubiese filmado antes Una novia para David (1985), que, en lo personal, sigue siendo una de las películas que más disfruto de las producidas por el ICAIC.
El empaque visual de Papeles secundarios ha resistido el paso del tiempo, gracias al desempeño de ese tándem perfecto que integraron Raúl Pérez Ureta en la fotografía, y Flavio Garciandía en la dirección de arte. Rojas reinventó el cine cubano de aquella época, y lo puso a dialogar con lo que ya estaba pasando en el mundo de las artes plásticas de la fecha: esa plasticidad que se respira a lo largo de todo el metraje no solo estaba en función de construir una película “hermosa”, sino de sembrar en los espectadores las inquietudes intelectuales que solo pueden conseguir las imágenes trabajadas desde lo polisémico.
A diferencia de aquel cine cubano donde el apego al “realismo” tradicional (incluyan Una novia para David) dictaba la norma, acá el trabajo con las luces y sombras, la ambientación de los espacios, lo meticuloso de la banda sonora, multiplicaban las posibilidades interpretativas de la historia.
Pero junto a eso, no me dejaba de sorprender el trabajo con los actores y actrices, y sobre todo el desempeño dramático de Rosita Fornés, toda una revelación para los que alimentábamos el equívoco de verla solo asociada al mundo del espectáculo de revista o variedades.
En todo caso, hay que agradecer a Juan Carlos Tabío la inteligencia mostrada al seleccionarla para el protagónico del filme Se permuta (1984), y antes de la obra teatral “La permuta”, concebidas a partir de una idea original de Tomás Gutiérrez Alea.  
Para Rosita Fornés, aquel papel abría las puertas de una nueva vida, como puede deducirse de las declaraciones que ofreciera en su momento:
Yo he filmado unas quince películas anteriormente, la mayoría en México, y una que hice en Puerto Rico, que no se llegó a estrenar nunca aquí. He sido muy exigente conmigo en la cuestión cinematográfica. Estuve siempre con el deseo de hacer algo verdaderamente importante, porque las películas que hice eran de tipo comercial, rodadas sin criterio artístico, sólo para sacar dinero fácilmente; los argumentos eran unas veces folletinescos, otras veces tontos, y no considero que tuve oportunidad de hacer una gran labor dentro de esas películas.
(…)
O sea, que hasta Se permuta, yo no había podido tener una satisfacción plena del trabajo en el cine. Esta película ha sido mi reaparición en el cine, después de largos años, y mi debut en el ICAIC, que es quien verdaderamente, después del triunfo de la Revolución, ha producido una industria cinematográfica seria en nuestro país, reconocida ya, premiada internacionalmente; para todos nosotros es un orgullo poder contar, hoy en día, con una industria ya fuerte, sólida, y entonces este debut mío, para mí significa mucho artísticamente. He realizado un personaje que yo le tomé gran amor, desde el momento que presentamos la versión teatral de La permuta”.
De todos modos, hoy sabemos que, para los nuevos enfoques historiográficos vinculados al cine, esas películas “menores” tienen un valor extraordinario a la hora de reconstruir los mapas de lo que ha sido la recepción cinematográfica. Son útiles para estudiar el modo en que los espectadores “comunes” han aprendido a convertir las historias proyectadas en las pantallas en áreas de intercambios culturales, donde entran en juego las identidades, las expectativas grupales, o la recepción de lo global en lo local.
Por último, junto a las películas de ficción interpretadas por Rosita Fornés, pienso que deberíamos concederle similar atención a esos documentales donde la actriz no solo habla de su labor personal (Rosita Fornés. Mis tres vidas/ 1996, de Luis Orlando Deulofeu), sino que con sus memorias orales contribuye a reconstruir otros relatos (Los Zafiros: música desde el borde del tiempo/ 2002de Lorenzo de Stefano; Papeles principales/ 2007, de Carlos Barba, y Tin Tan/ 2010, de Francesco Taboada).
En Mejilla con mejilla (2011), de Delso Aquino y con guión de Nicolás Dorr, Rosita Fornés encarna el personaje de una vedette que ya vive su ocaso, y expresa el siguiente bocadillo: “Es que con las décadas vienen las cadencias y se puede llegar a la decadencia”.
Para ella, por suerte, la decadencia no llegó, sobre todo porque fue fiel a su pasión principal, esa que nunca habló de efímeras modas, sino de rigor y arte.  
Juan Antonio García Borrero

Filmografía de Rosita Fornés (Tomada de la ENDAC)
1939: Una aventura peligrosade Ramón Peón
1941: Romance musicalde Ernesto Caparrós
1945: El deseo, de Chano Urueta (México)
1946: Se acabaron las mujeres, de Ramón Peón (México)
1947: La carne manda, de Chano Urueta (México)
1948: Cara sucia, de Carlos Orellana (México)
1951: Del can-can al mambo, de Chano Urueta (México)
1951: Mujeres de teatro, de René Cardona (México)
1953: El mariachi desconocido/ Tin Tan en La Habanade Gilberto Martínez Solares (México)
1953: Hotel Tropical o Me gustan todas, de Juan José Ortega (Cuba-México)
1953: Piel canela, de Juan José Ortega (Cuba-México)
1956: No me olvides nuncade Juan José Ortega
1962: Palmer ha muerto, de Juan Fortuny (España)
1985: Plácido, de Sergio Giral
1987: Hoy como ayer, de Constante Diego
1989: Papeles secundariosde Orlando Rojas
1994: Quiéreme y verás, de Daniel Díaz Torres
1996: Rosita Fornés. Mis tres vidas, de Luis Orlando Deulofeu
2001: Las noches de Constantinopla, de Orlando Rojas
2002: Los Zafiros: música desde el borde del tiempo, de Lorenzo de Stefano (Documental)
2007: Papeles principales, de Carlos Barba Salva (Documental)
2010: Tin Tan, de Francesco Taboada (Documental)
2011: Mejilla con mejilla, de Delso Aquino

miércoles, 10 de junio de 2020

Rosa Fornés

En los años ochenta yo tenía como diez años, caminaba con mi abuela Hilda, temprano en la mañana y vimos a Rosa Fornés, que estaba de gira por Cuba, y comenzaba por Guantánamo; ella se hospedaba muy cerca de la casa de mi abuela y ya a esa hora había una multitud de personas alrededor de la artista, que saludaba a todos desde un Chevrolet convertible. Parecía una película, una bella película. Una década y algo después, en el año 2006, filmé un documental titulado Papeles principales, que acompañaría a Papeles secundarios como parte del bonus track del DVD que promovieron Impulso Récords, Fnac y el ICAIC. Con un pequeño staff, compuesto por Eduardo Corría, Luis Enrique Prieto y yo, llegamos al reparto Siboney, a la casa de Rosita, protagonista de la cinta de 1989, de Orlando Rojas. Mi primer recuerdo desde la ventanilla del carro fue un gran camión de la basura frente a su casa y a Rosita en el portal, conversando con los muchachos que hacían el trabajo; ellos, colgados de la parte trasera del vehículo, escuchando embelesados a la gran vedette, quien cuando nos ve acercar los despide entre risas y un "nos vemos mañana". En el momento que uno de ellos toca la campana anunciándole al chofer continuar la marcha, llegamos hasta ella. Rosa se guardaba intacta en mi recuerdo de niño, nos enseñó su casa, el salón con sus premios, sus recuerdos, sus cuadros; cuando le dije que prefería filmar afuera, en un patiecito lateral, me dijo colaboradora: "mejor, así", acompañando sus palabras con un gesto muy de ella. Su amabilidad no tuvo límites, hablamos de la película, recordamos su personaje, lo importante que fue asumirlo, el momento en que llegó, cómo se sintió y después de mi voz de “¡Acción! fluyó algo inefable que ahí está para siempre. Me confesó que amaba al cine, sin embargosu único ‘pero’ era que “una entrega alma, corazón y vida, y después, en la edición, te pueden cortar la parte que más trabajo dio para lograrla, es lo que tiene el cine”. También afirmó “yo nunca creo que me la comí en nada, yo lo que entrego parte de mí en cada cosa que hago”. Y de qué manera nos lo estaba demostrando ese día, durante la entrevista. Una vez terminado el rodaje apagamos la cámara, y ahí comenzó la otra película, algunas de sus historias en los escenarios, las verdaderas y las que ayudaron a crear el mito que se ganó por derecho y talento propio. Nos contó de su madre, de su familia, de su antiguo barrio y del actual, de la amistad con Alicia Alonso, que era su vecina y que había asistido a su cumpleaños. También del entusiasmo que sentía porque, después de muchos años, logró grabar un CD y que lo escuchaba en un reproductor que parecía una bombona en miniatura, regalo de su nieto mayor.

Casi en la despedida, y al enterarse de mi familiaridad con Isabel Santos, me dijo: "¡Si ella es tu mamá en la vida artística, entonces yo soy tu abuela!", y claro, se refería a que ambas actrices en la ficción son madre e hija en Se permuta, la cinta de Juan Carlos Tabío. No se por qué viene a mi mente ahora el tema de este filme que interpretó Osvaldo Rodríguez: Si creemos que somos espejo y reflejo del miedo de no comprendernos ̸
si sabemos que ya ha transcurrido el tiempo asignado para conocernos ̸
si sentimos que falta el coraje y la fuerza que antes nos acompañaba ̸  
si no vamos del brazo a la calle ̸
del talle a la alcoba ̸
del beso a la vida ̸
el amor se acaba / comienza. 




Carlos Barba Salva
North Hollywood, 10 de junio de 2020

lunes, 13 de abril de 2020

Cancelan Festival de Gibara por pandemia que paralizó estrenos, rodajes y postproducciones cubanas

Cine Cubano 2020
A través de su web y la de Cubacine, el Festival de Cine de Gibara, fundado por Humberto Solás y presidido actualmente por el actor, director y productor Jorge Perugorría, anunció la cancelación de su edición 2020, que iba a celebrarse en esa localidad de la provincia cubana de Holguín el próximo julio. La noticia llega cuando el cine local enfrenta una larga serie de anulaciones y retrasos, también como consecuencia de la pandemia del COVID-19, que afectan a estrenos, rodajes y postproducciones de films cubanos, entre ellos los últimos trabajos de Fernando Pérez, Gerardo Chijona y Carlos Barba Salva. 


La presidencia del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), y el Comité Organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara comunicaron la suspensión de la 16 edición este año, que quedará relegada hasta 2021.



"Con mucha tristeza, atendiendo a la situación que está viviendo el mundo y el país, debemos suspender esta edición del Festival. El momento coincide además con el cierre de la convocatoria y la imposibilidad de acometer el periodo más intenso de la organización logística del evento. Tendremos que esperar un año, pero va a ser un año en que trabajaremos mucho para hacer un Festival más fuerte, con más calidad y más seguro", dijo Perugorría, presidente del Festival Internacional de Cine de Gibara.



Los organizadores dejaron abierta la opción para que las obras recibidas hasta el 31 de marzo (cierre de convocatoria) y cuyos autores deseen mantener en concurso, participen en la edición de 2021 aunque no cumplan las nuevas bases que se darán a conocer a finales de año. 



Esta cancelación viene a sumarse a la de otros eventos previstos para este año en la isla caribeña, como la entrega del Premio Nacional de Cine 2020 al productor del ICAIC Paco Prats, uno de los gestores de los populares Filminutos animados y al guionista, dramaturgo y escritor Senel Paz ("Fresa y chocolate").



También se ha visto afectado el aún no iniciado rodaje de la nueva película de Fernando Pérez, "Rikimbili o el mundo según Nelsito", que como informó NOTICINE.com va a protagonizar Isabel Santos, quien ya estuvo en anteriores films del prestigioso cineasta, como "Clandestinos", "La vida es silbar" y "La pared de las palabras". Las medidas dictadas por las autoridades cubanas de prohibición de actividades colectivas coincidió con el inicio de la producción de este film conformado por una serie de cuentos en los que la realidad y la imaginación se verán mezcladas, que tendra que esperar hasta al menos la segunda mitad del año.   



En cuanto a los proyectos ya filmados y en postproducción, que han quedado detenidos, están los últimos trabajos de Gerardo Chijona, "Oscuros amores", con Vladimir Cruz, Isabel Santos, Osvaldo Doimeadiós, Carlos Enrique Almirante, Yailín Coppola, Luis Alberto García y Yenni Soria, y el de Carlos Barba Salva, "Las polacas", con Coralia Veloz y su hija en la vida real Tahimí Alvariño Veloz, reunidas nuevamente luego de años de no coincidir ante una cámara. Ambas podrían llegar al próximo Festival de La Habana, en diciembre, si es que se celebra.



Finalmente, iba a estrenarse en salas cubanas este pasado marzo la obra póstuma de Rigoberto López, el drama histórico "El Mayor", basado en la vida de Ignacio Agramonte, camagüeyano y héroe de la Independencia, que protagonizaron Daniel Romero y Rafael Lahera. Pero la fecha prevista coincidió con el cierre de cines y quedará retrasada hasta su reapertura. 

 por © Corresponsal (Cuba)-NOTICINE.com
 
08 Abril 2020

Fuente: Noticine.Com