martes, 26 de diciembre de 2017

Habana Radio: “25 horas”: cuando las horas del día no alcanzan.

Carlos Barba Salva, 39 Festival de Cine de La Habana, Cuba
Por Luciano Castillo.

El público ha aclamado cada presentación de 25 horas, un cortometraje sincero y sobrio, el primer acercamiento a la ficción del documentalista guantanamero Carlos Barba Salva, representa a Cuba dentro de la Sección Oficial en Concurso del 39. Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. El cineasta, que arriba a La Habana, tras participar en el Festival de Cine de Yale University, en New Haven, para asistir aquí al estreno, revela algunos detalles del viaje creativo que supuso su concepción.
“Después de una veintena de documentales, un buen día, en México y en domingo, escribo la historia de un tirón, pensando en Isabel Santos y Enrique Pineda Barnet como figuras centrales, a modo de ensayo. Y resultó que no había oscurecido cuando ya tuve una primera versión que le envié inmediatamente a Isabel por correo electrónico. Recuerdo que la gran actriz, devenida madre cinematográfica, me respondió: ‘Me encanta este guion, es como una película francesa pero muy cubana; por fin haremos ficción’. Ahí llegó el embullo”.

Hace años, conversando con Pastor Vega en el lobby del cine Charles Chaplin, me dijo algo así como: “en mis inicios el sueño permanente era hacer ‘documentales’ con actores, ese es el camino”, refiriéndose obviamente a la ficción. “Nunca olvidé eso. Y quise tomar ese riesgo: realizar una película corta, como un trozo de vida real, con pocos diálogos, con símbolos de la cotidianidad muy bien marcados y con un dúo de actores excelentes que me regalaran esa verdad, enmarcada en un momento específico para nuestro país. Pretendí narrar en tono de crónica cómo fue tomada la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos por dos personas tan diferentes como lo es un padre postrado y su hija emigrada que lo visita y cuida, en un día que le parece muy largo”.

”Todo esto ha dado un giro (in)esperado con la nueva administración estadounidense, a veces imposible de entender, con prohibiciones de todo tipo y una nueva vuelta de hoja. Me alegra que 25 horas recuerde lo que se logró unir en aquella fecha de 2014, lo que se logró limar. El cartel de Julioeloy Mesa, ese clásico afichista del cine cubano, rezuma la imagen de esa mujer-inmigrante de la cual brotan dos banderas, la cubana y la norteamericana, que nos dice que ya es necesario acabar con lo que no ha trabajado a lo largo de tantos años y buscar nuevos caminos. Quiero destacar mi euforia por trabajo interpretativo, en especial contar con la maestría de la experimentada Alicia Bustamante y del joven actor Carlos Alberto Méndez. Ella había aportado su testimonio acerca de Un día de noviembre en mi documental Humberto”.

Además de ese largometraje en torno a Humberto Solás, Carlos Barba cuenta en su filmografía con títulos como Memorias de Lucía(2003), Mujer que espera (2005) y un conjunto de documentales producidos para la colección “Cinemateca de Cuba” coproducida por el ICAIC y la firma canaria Impulso Récords en el bienio 2006-2007: El hombre del sigloLa otra SofíaUn hombre con éxitoDel cine y otros demoniosUn documental sobre Adorables mentiras, Papeles principales y el largometraje Canción para Rachel, acerca del proceso creativo de La bella del Alhambra, realizada por Pineda Barnet. En relación con el rodaje y la postproducción del corto 25 horas, declaró para el Diario del Festival:

“Seguí trabajando la historia y de pronto, como hijo del ‘cine pobre’, recuerdo que estaba listo para rodarla, había reunido un pequeño staff de amigos y colaboradores muy talentosos, dispuestos y a la expectativa, pero Isabel protagonizaría en poco Regreso a Itaca, de Laurent Cantet, y hubo que esperar. Pocos meses después estuvimos listos para rodar el cortometraje en dos días. Juntando las horas de trabajo, creo que fueron veinticinco, igual que el título. Bastaron una casa en el barrio de El Vedado, una luz y sonido, actores y equipo entregados. Luego vino la etapa de postproducción, con Xperima Productions en Los Ángeles y el diseño sonoro y la mezcla se realizaron en Ciudad México.

”El paso del documental a la ficción no se da así tan fácil –expresó al referirse a ese riesgoso tránsito–, y quizás eso se percibe en el cortometraje. De hecho, la idea de rodar en New York apareció de pronto y la aprovechamos, coincidiendo con la presencia allí de la actriz, invitada por el Havana Film Festival, y la posibilidad de darle una continuidad (nunca cierre) a Hilda, su personaje. Esa decisión recuerda un poco la impronta del documental. El bichito de la ficción estaba ahí, y aparecía probablemente cada vez con más fuerza cuando participaba como asistente de dirección en alguna película cubana. Aunque la manera de componer una escena, muchas veces enamorarme de una primera toma y usarla, ese contar desde la radio que acompaña a un país, creo también que tiene que ver mucho con la no-ficción. Confieso que soy un apasionado del documental, pero la adrenalina de mostrar una historia que nace de un deseo real de querer contar algo, y que esos maravillosos actores y no-actores hagan suyo un guion escrito por uno, es tremendamente cautivador”.

Fuente: Habana Radio