viernes, 4 de mayo de 2018

"25 Horas", de Carlos Barba Salva - Short Film Corner - Festival de Cannes 2018.

Isabel Santos en 25 Horas (2017), film cubano de Carlos Barba Salva.



OnCuba: Carlos Barba Salva, Isabel Santos, “25 Hours”…

By Eric Caraballoso
25 Hours (2017) a film by Carlos Barba Salva
A woman returns to Cuba after several years of absence. She does so to care for her father, who is already old and sick – who’s intention is unknown to her -, and discovers a country different from the one she left.
This is the plot of 25 Horas (25 Hours), a film directed by Carlos Barba Salva and the only Cuban short contesting in the last Havana International New Latin American Film Festival.
With this project, Carlos – who is from Guantánamo but lives in Los Angeles, California – made his debut in the field of fiction with the backing of experienced artists like Isabel Santos and Enrique Pineda Barnet.
The filmmaker spoke to OnCuba about the motivations and schemes of his film.
What drove you to make 25 Hours?
I believe it has to do with wanting to tell a story where both worlds are combined: that of the island and that of the Cubans abroad. I have always thought that the land that gives shelter to an immigrant is also his homeland and I have seen many Cubans return to the island with great happiness, but at the same time missing that other country where they created a family, dreams, new lives. I’m interested in dealing with that aspect.
This is a topic about which a feature length could be made but what I wanted (and could) was to shoot a fiction short, trying to create some complex characters from the very simplicity of their actions, with few dialogues and incorporating flashes of daily life in those 24 minutes of its duration. That’s why I had to choose very exact symbols like the family, food, public transportation, friendship, health and even dance; and placing the characters in an extreme situation and a current historical moment; a sick father and an émigré who misses her apartment in New York but, let’s be clear, is taking care of her father.
Up to now you had developed your work in the documentary genre. Why leave that comfort zone and take the road of fiction?
I feel comfortable with the documentary but I wanted to test myself in other genres, to detach myself a bit from what I had done and seek other languages, even though making a documentary is still scary because it entails a reinterpretation of a figure, of a theme, of a reality. But I wanted to scare myself more. In addition, is there a filmmaker who isn’t attracted to directing fiction?
The fiction filmmaker is a bit of a magician: he writes a script in the most absolute solitude and, with luck, a short while later the actors assume his words, give them a house to live in, a profession, a neighbor and a conflict to defend or live. I tell you all this with the most absolute certainty that 25 Horas came out with a breath of the documentary, it’s probably because it’s not easy to get out of the comfort zones. When I look at the characters in detail or how I came up with adding a sequence at the end after having spent months shooting, there is where the breath of the documentary maker is, which chases me and from which it’s not easy to detach. How do you document real life when that reality increasingly looks like fiction?
How was the shooting and postproduction process; their complexities and satisfaction?
We filmed with four actors, two non-actors, a small staff, all of them wonderful, a camera and one light. We spent a weekend shut away for a few hours on Saturday and the same on Sunday, which should add up to a total of 25. We did everything in El Vedado and its environs and we only had a location in Jaimanitas. I asked the director of photography, Carlos Rafael Solís, for what I called an intermediate image, greyish, with “non-brilliance,” and I believe that this strengthens the sense of the story, a day in the life of these characters. We created our own geography.
Then in Los Angeles, with Xperima Productions, we finished the film. The sound design and mix was done in Churubusco, Mexico and I’m very happy with the composers Markus Moser and Niuska Miniet, who crowned it with their music. Julioeloy Mesa, an already classic designer of Cuban cinema contributed his poster with a very beautiful graphic interpretation.
How did you feel directing figures like Isabel Santos and Pineda Barnet?
The day of the premiere in the Havana Film Festival I said I had had the luck of making this film with my family, and it is true. I had an exceptional duo of leading actors, Isabel Santos and Enrique Pineda Barnet, who are like my mother and older brother (it’s very hard for me to call Enrique my father). I was fortunate to have them. In addition, Enrique hadn’t acted for some time and the chemistry with Isabel was immediate.
However, despite the fact that they are figures who have an immense work and that a great deal of familiarity was demanded between us, since the day of the first call I found two super disciplined, respectful artists who let me do and waited for my proposals as we advanced in the shooting. All their advises remained in our most intimate talks, but on the set they were in front of their director, which is something I will always be thankful to them. I can say the same of actors Alicia Bustamante, who was making a soap opera at that time and during her lunch break she gave me her presence, and Carlos Alberto Méndez, who plays the role of the young man with the kite.
How did you assume dealing with the theme of emigration and its previous treatment in the Cuban audiovisual?
I did not distance myself from it. I admire and appreciate the Cuban films I have seen that deal with that reality. Emigration is the most sensitive drama we have had to live with as a nation, the family breakup, the distance, to get to the family reunifications be it from one side or the other, and it seems logical to me that it be a recurrent theme. However, I was interested in the character that returns estranged, who looks at the surrounding with a magnifying glass, who, although she “accepts” that reality, sounds it out, takes pictures, makes an effort to insert herself and afterwards chooses to return to the place that adopted her. Isabel gave a very good idea of that complexity when faced by decisions and disillusionment.
One person said to me: “Things on the other side are neither a bed of roses because even her dog died,” because there’s a moment in which the leading actress says she got a call to give her that news. Her interpretation seemed logical to me because she didn’t try to sweeten things.
The characters live the historic date of December 17, 2014 when the reestablishment of relations between Cuba and the United States was announced. That’s why I also wanted to visualize the divided opinions that emerged after that news through the positions of Hilda and her father.
How did you live the premiere of the film in Havana during the New Latin American Film Festival?
The festival and I have the same age, so you can just imagine, it was a great present to be able to premiere the short in Havana. But above all, I appreciated the opportunity of confronting it with the Cuban public. I remember the public’s silence and attention in the Acapulco movie theater the first night, how the people interacted with the film with great respect, with great backing.
At the end, from the lobby to the sidewalk it was very moving, I met colleagues and actors from a generation I admire and they had such words of praise. And on the following day in the Yara movie theater, which also has a very sincere, very dialoguing public, the audience received the short in a very lovely way. As I like to say, they understood the risk.
Tell me about the short’s international tour until now and your plans. Can it be seen at another time in Cuba?
The short was in the official selection of the Latin and Iberian Film Festival in Yale University, in Connecticut; its first world premier took place there. This is a space that greatly interests me, directed by Margherita Tortora, a great lover of Cuban and Iberian-American cinema and who provides filmmakers with a privileged opportunity. From New Haven I went directly to premiere it in Havana. Now there are negotiations to screen it again in Cuba, in movie theaters or on television, something I expect will be agreed on. But like all films, 25 Horas has its own life and will also walk on its own.
Was 25 horas the first step of a new creative course in your career?
I expect so. I’ve never stopped working, but it’s difficult to know which will be the next safe port I will get to with my projects, and not just because of the usual slogan that “cinema is art but also industry.” I continue working with Enrique Pineda Barnet on a joint script which we titled “Mi Virgen de la Caridad” (My Lady of Charity). I am also writing a story at the request of the great German actress Hanna Schygulla, which has got me very excited, and I have other ideas I am developing for two shorts. I know I have been touched by fiction.
***
Isabel Santos is the protagonist of 25 Hours, the Hilda who returns to Cuba to care for her father. With a renowned career in and outside Cuba, she did not hesitate, however, in answering Carlos Barba’s call.
The actress told OnCuba how and why she got to the short.
Why did you bet on a director without experience in fiction?
Let’s start with a bit of history: one day, while shooting the film Barrio Cuba, I commented to Carlos Barba that some directors and journalists had approached me to make a documentary, a book…where I would tell how I became an actress, and I remember the two of us sitting on a small stairway in the Salón Rosado of La Tropical, talking between one scene and another while Los Van Van were playing live, and I asked him that it be he who would tell my story. I believe some two months went by and as if it were an act of magic Carlos Rafael Solís and I were already in Santiago de Cuba shooting that beautiful documentary that is Mujer que espera (Woman Who Waits).
A year before I had given Carlos a long interview for a magazine. He knocked on my door recommended by our common friend Humberto Solás, who said to me: “Meet him, that young man has a great deal of talent.” Years have gone by and that young man went from being a friend to a member of my small family, so you can see how well I know and love him.
I don’t make films looking at a director’s curriculum. I make them because the story has to interest me and because of the talent I see in the person I have in front of me. I know how to capture that when I sit in my living room and read the script being proposed to me. In the case of 25 Horas, I saw how the project was born.
How was the process of constructing the character?
I always listened to Carlos, I let myself be directed. He can ask you for things like: “put on these earrings” or “I want you to come out or to move this way and not the other,” since he knows a lot my pictures; as a director he knows what he doesn’t want and he is very clear about what he wants.
I believe that we are all a bit that character and a constructed Hilda based on that truth. In a country like Cuba in which we become the parents of our parents, a country that is rapidly aging, we are all caregivers, companions of our loved ones. I always say that 25 Horas is one of those races you make with the pleasure that in the end a smiling youth looks at you in front of his first fiction take, knowing that he would be at your side so you would give him all in a single run around the track.
Being a renowned and loved actress in Cuba, how did you experience the reception by the public in the Havana Festival?
The day of the premiere I first had this short and later came another of my films, Los buenos demonios (The Good Demons), by Gerardo Chijona. The end of 25 Horas is very special and look here, I cried when the credits started coming up. I’m always greatly moved when my films are at last premiered, but I was also moved because of the lovely welcome the public gave it. The movie theater was full and the applause was great. I know when things are liked and that night when I sat down in my home’s terrace I was able to tell him: “Carlos, participating in the Havana Film Festival and having those applauses is the biggest prize.”
That’s why he can always count on me, on my complicity, on my support. If he has a character for me, no matter which, I’ll be there.

Isabel Santos: “Carlos Barba como director sabe lo que no quiere, porque lo que quiere, lo tiene clarísimo”.

Isabel Santos en una escena de 25 Horas, de Carlos Barba Salva
Isabel Santos es la protagonista de 25 Horas, la Hilda que vuelve a Cuba a cuidar a su padre. Con una carrera reconocida dentro y fuera de la Isla, no dudó, sin embargo, en responder al llamado de Carlos Barba Salva.
La actriz narró a OnCuba cómo y por qué llegó al cortometraje.
¿Por qué apostar por un director sin experiencia en la ficción?
Vamos a comenzar haciendo un poquito de historia: un día, en el rodaje del filme Barrio Cuba, le comenté a Carlos Barba que algunos directores y periodistas se habían acercado a mí para hacerme un documental, un libro… donde contara cómo me hice actriz, y recuerdo que sentados los dos en una escalerita en el Salón Rosado de La Tropical, conversando entre plano y plano mientras sonaban en vivo Los Van Van,-repetían una y otra vez “Ahí viene el tren”-, le pedí que fuera él quien contara mi historia. Creo que pasaron unos dos meses y como en un acto de magia ya estábamos Carlos Rafael Solís y yo en Santiago de Cuba rodando ese hermoso documental que es Mujer que espera.
Un año antes Carlos me había hecho una extensa entrevista para una revista. Tocó a mi puerta recomendado por nuestro amigo en común Humberto Solás, quien me dijo: “Atiéndelo, ese muchacho tiene gran talento”. Han pasado años y aquel muchacho pasó de amigo a integrar mi corta familia, mira tú si lo conozco y quiero.
Yo no hago películas mirando el currículo de un director, las hago porque la historia me tiene que interesar y por el talento que vea en la persona que tenga delante. Eso lo sé captar desde que me siento en la sala de mi casa y leo el guion que me proponen. En el caso de 25 Horas, vi nacer ese proyecto.
¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje? 
Escuché a Carlos en todo momento, me dejé dirigir. Él puede pedirte cosas como: “ponte estos aretes” hasta: “quiero que salgas o te muevas de esta manera y no de otra”, pues conoce mucho mis películas; como director sabe lo que no quiere, porque lo que quiere, lo tiene clarísimo.
Creo que todos somos un poco ese personaje y construí a Hilda a partir de esa verdad. En un país como Cuba en el que nos convertimos en los padres de nuestros padres, un país que envejece rápidamente, todos somos cuidadores, acompañantes de nuestros seres queridos. Siempre digo que 25 Horas es de esas carreras que haces con el placer de que al final un joven sonriente te mira frente a su primera toma de ficción, sabiendo que venía de liebre a tu lado para que lo dieras todo en una sola vuelta a la pista.
Siendo una actriz reconocida y querida en Cuba, ¿cómo experimentó la recepción por el público en el Festival de La Habana?
El día de la premier tenía primero este corto y después venía otra película mía, Los buenos demonios, de Gerardo Chijona. El final de 25 Horas es muy especial y mira, lloré cuando subieron los créditos. Siempre me emociono mucho cuando al fin se estrenan mis películas, pero también me emocioné por la acogida tan linda que le dio el público. El cine estaba repleto y el aplauso fue grande y doble. Yo sé cuando las cosas gustan y esa noche pude sentarme en la terraza de mi casa y decirle: “Carlos, participar en el Festival de La Habana y tener esos aplausos es el mayor premio”.
Por eso podrá contar siempre conmigo, con mi complicidad, con mi apoyo. Siempre que tenga un personaje para mí, el que sea, ahí estaré.
Eric Caraballoso
OnCuba 2018

miércoles, 4 de abril de 2018

"25 Horas", de Carlos Barba Salva, Mejor Cortometraje en LANAFF 2018


2018 Latino and Native American Film Festival, LANAFF: "WINNER BEST SHORT 25 Horas / 25 Hours by Carlos Barba. Cuba". / Ganador #MEJORCORTOMETRAJE #cinecubano

25 Horas 25 Hours dir. Carlos Barba Salva

viernes, 30 de marzo de 2018

Love After Love

Hoy se estrena "Love after love" la emotiva película de Russell Harbaugh (Sundance Selects y Great Point Media) que tuve el placer de ver el lunes pasado en la proyección especial de Sag Aftra Foundation y presentada por sus actores Andie MacDowell y Christopher O'Dowd. Te sientes un intruso escondido en los rincones, como si hubiese sido filmada por el espectador, no en balde los granos de la imagen al estilo de la más sencilla "handycam" nos regalan pedazos de realidad con los que todos salimos ganando. Una MacDowell madre de dos hombres, (casi ni te crees el parentesco) pero que hace más atractiva la hazaña que representa esta mujer: lograr el equilibrio familiar después de una inevitable pérdida. Una música que percute, que te hace caminar junto a los personajes, que te atrapa en el interior de las viviendas en medio de un pequeño grupo de cenas íntimas, reflejo de la condición humana. 
Si pueden, no se la pierdan.

TRAILER aquí

viernes, 23 de marzo de 2018

"25 Horas" de Carlos Barba Salva, al LANAFF 2018.

"25 Horas", de Carlos Barba Salva Selección Oficial Latino and Native American Film Festival LANAFF 2018. New Haven, Ct, USA. Adanti Theater, Marzo 26, 9 AM. 
Staff de 25 Horas, de Carlos Barba Salva

jueves, 15 de marzo de 2018

ADIÓS A ALICIA BUSTAMANTE.

Falleció en La Habana, ALICIA BUSTAMANTE, una gloria de Cuba, de la televisión, del teatro y cine cubanos. 

Su última película cubana, y a la que tanto amó, fue "25 Horas", cortometraje de Carlos Barba Salva.

Mi próximo guion, "Muralla", que protagonizaría ella junto a la actriz alemana Hanna Schygulla, -y en fase de  desarrollo- ha quedado "inconcluso" por la inesperada muerte de la gran actriz; pero su recuerdo, entusiasmo y dedicación a este proyecto nos impulsará hacia adelante.

Buen viaje, querida Alicia, siempre te recordaré así, atento.

Carlos Barba Salva
Los Ángeles, 15 de marzo de 2018.

Carlos Barba Salva y Alicia Bustamante en la TV Cubana

miércoles, 28 de febrero de 2018

viernes, 26 de enero de 2018

CARLOS BARBA, ISABEL SANTOS, 25 HORAS...

Por Eric Caraballoso -25 enero 2018
Isabel Santos, Carlos Barba Salva y Enrique Pineda Barnet en el estreno del corto 25 horas en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Foto: Ira Hidalgo
Una mujer regresa a Cuba luego de varios años de ausencia. Lo hace para cuidar a su padre, ya anciano y enfermo –quien tiene un propósito que ella desconoce–, y descubrir un país distinto del que partió.
Este es el argumento de 25 horas, filme dirigido por Carlos Barba Salva y único cortometraje cubano en concurso en el pasado Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.
Con este proyecto, Carlos –guantanamero enrumbado en Los Ángeles, California– debutó en el terreno de la ficción con el respaldo de experimentados como Isabel Santos y Enrique Pineda Barnet.
Sobre las motivaciones y derroteros de su película, el realizador conversó con OnCuba.
¿Qué te impulsó a filmar 25 horas?
Creo que tiene que ver con los deseos de contar una historia donde se mezclaran ambos mundos: el de la Isla y el de los cubanos de afuera. Siempre he pensado que la tierra que le da cobija a un inmigrante es también su patria y he observado a muchos cubanos regresar a la Isla con mucha alegría, pero a la vez extrañando a ese otro país donde fundaron familia, sueños, nuevas vidas. Me interesaba abordar esta arista.
Este es un tema que da para un largometraje pero lo que yo quería (y podía) era rodar un corto de ficción, intentar crear unos personajes complejos desde la sencillez misma de su accionar, con pocos diálogos e incorporando chispazos de cotidianidad en esos veinticuatro minutos de duración. Por eso tuve que escoger símbolos muy justos como la familia, los alimentos, el transporte público, la amistad, la salud y hasta el baile; y ubicar a los personajes en una situación límite y un momento histórico actual: un padre enfermo y una emigrada que extraña su apartamentico en Nueva York pero, ojo, que cuida a su padre.
Hasta ahora habías desarrollado tu obra en el género documental. ¿Por qué salir de esa zona de confort y tomar el camino de la ficción?
Me siento cómodo en el documental pero quería probarme en otras lides, desprenderme un poco de lo que ya había hecho y buscar otros lenguajes, aunque hacer un documental no deja de ser un susto porque entraña una reinterpretación de una figura, de un tema, de una realidad. Pero yo quería asustarme más. Además, ¿a qué cineasta no le atrae dirigir ficción?
El realizador de ficción es un poco mago: redacta un guion en la más absoluta soledad y, con suerte, poco tiempo después los actores asumen sus palabras, les da una casa donde vivir, una profesión, una vecina y un conflicto que defender o vivir. Te digo todo esto con la más absoluta certeza de que 25 horas me quedó con un aliento documental, debe ser que de las zonas de confort no se sale fácil. Cuando me pongo a observar a los personajes con detenimiento o cómo se me ocurrió agregar una secuencia al final después de haber pasado meses del rodaje, ahí está el hálito de documentalista que me persigue y del cual no es fácil desprenderse. ¿Cómo documentas la vida real cuando esa realidad parece ficción cada vez más?
¿Cómo fue el proceso de rodaje y postproducción; cuáles sus complejidades y satisfacciones?
Filmamos con cuatro actores, dos no-actores, un pequeño staff, todos maravillosos, una cámara y una luz. Pasamos un fin de semana encerrados unas cuantas horas el sábado, y otras tantas el domingo, que deben sumar veinticinco en total. Todo lo hicimos en El Vedado y alrededores y tuvimos solamente una localización en Jaimanitas. Le pedí al director de fotografía Carlos Rafael Solís lo que llamé una imagen intermedia, una grisura, un “no fulgor”, y creo que esto refuerza el sentido de la historia, un día en la vida de estos personajes. Hicimos nuestra propia geografía.
Luego en Los Ángeles, con Xperima Productions, terminamos la película. El diseño sonoro y mezcla se hizo en Churubusco, México y estoy muy contento con los compositores Markus Moser y Niuska Miniet que la coronaron con su música. Julioeloy Mesa, un diseñador ya clásico del cine cubano aportó su cartel con una bellísima interpretación gráfica.
¿Cómo fue dirigir a figuras como Isabel Santos y Pineda Barnet?
El día de la premier en el Festival de Cine de La Habana dije que había tenido la suerte de hacer esta película con mi familia, y es verdad. Tuve un dúo de protagónicos de excepción, Isabel Santos y Enrique Pineda Barnet, que son como mi madre y hermano mayor (a Enrique es muy difícil para mí llamarlo padre). Fue una suerte poder contar con ellos. Además, Enrique hacía tiempo que no actuaba y la química con Isabel fue inmediata.
Sin embargo, a pesar de ser figuras con una inmensa obra realizada y de existir una gran familiaridad entre nosotros, desde el día del primer llamado me encontré a dos artistas súper disciplinados, respetuosos, que me dejaron hacer y esperaron mis propuestas a medida que avanzábamos en la filmación. Todos sus consejos quedaron en nuestras conversaciones más íntimas, pero en el set estaban frente a su director, algo que les agradeceré siempre. Lo mismo puedo decir de los actores Alicia Bustamante, que hacía una telenovela en ese momento y en su horario de almuerzo me regaló su presencia, y Carlos Alberto Méndez, que interpreta al joven del papalote.
¿Cómo asumiste el abordaje del tema de la emigración y su tratamiento previo en el audiovisual cubano?
No tomé distancia. Admiro y aprecio las películas cubanas que he visto que abordan esa realidad. La emigración es el drama más sensible que nos ha tocado como nación, la fractura familiar, la lejanía, hasta llegar a las reunificaciones familiares ya sea de un lado o de otro, y me parece lógico que sea un tema recurrente. Sin embargo, me interesaba el personaje que regresa extrañado, que mira el entorno con lupa, que aunque “acepte” esa realidad, la ausculta, hace fotos, se esfuerza por insertarse y después elige regresar al lugar de adopción. Isabel dio muy bien esa complejidad ante las decisiones y el desencanto.
Una persona me dijo: “Las cosas del otro lado tampoco son color de rosa porque hasta el perro se le murió”, porque hay un momento en que la protagonista dice que la llamaron por teléfono para darle esa noticia. Me pareció lógica su interpretación porque no trato de edulcorar las cosas.
Los personajes viven el 17 de diciembre de 2014, la histórica fecha del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Por eso también quise visualizar las opiniones divididas que surgieron después de esta noticia a través de las posiciones de Hilda y de su padre.
C.Barba, I. Santos, Niuska Miniet y Abel Álvarez. F: Rafael Solís
¿Cómo viviste el estreno del filme en La Habana durante el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano?
El festival y yo tenemos la misma edad, así que te imaginarás, fue un gran regalo estrenar el corto en La Habana. Pero sobre todo, agradecí la oportunidad de confrontarlo con el público cubano. Recuerdo el silencio y la atención del público en el cine Acapulco la primera noche, cómo la gente interactuaba con la película mucho respeto, con mucho apoyo.
Al final, del lobby a la acera fue muy emocionante, encontré colegas y actores de una generación que yo admiro y tuvieron palabras tan elogiosas. Y al otro día en el cine Yara, que tiene un público también muy sincero, muy dialogador, los espectadores recibieron el cortometraje de una manera muy linda. Como me gusta decir, entendieron el riesgo.
Háblame del recorrido internacional del corto hasta el momento y sus planes. ¿Se podrá ver en otro momento en Cuba?
El cortometraje estuvo en la selección oficial del Latin and Iberian Film Festival en Yale University, en Connecticut; allí fue su premier mundial. Este es un espacio que me interesa mucho, dirigido por Margherita Tortora, gran amante del cine cubano e iberoamericano y que brinda una oportunidad de privilegio a los cineastas. De New Haven me fui directo a estrenarlo en La Habana. Ahora hay conversaciones para exhibirlo otra vez en Cuba, en salas de cine o en la televisión, algo que espero pueda concretarse. Pero como todos los filmes, 25 horas tiene vida propia y también caminará solo.
¿Fue 25 horas el primer paso de un nuevo rumbo creativo en tu carrera?
Eso espero. Nunca he dejado de trabajar, pero es difícil conocer el próximo puerto seguro al que llegaré con mis proyectos, y no solo por el consabido lema de que “el cine es arte pero también industria”. Continúo trabajando con Enrique Pineda Barnet en un guion conjunto que titulamos “Mi Virgen de la Caridad”. Estoy escribiendo también una historia a petición de la gran actriz alemana Hanna Schygulla, que me tiene muy ilusionado, y tengo unas ideas que estoy desarrollando para dos cortometrajes. Sé que estoy tocado por la ficción.
***
Isabel Santos es la protagonista de 25 horas, la Hilda que vuelve a Cuba a cuidar a su padre. Con una carrera reconocida dentro y fuera de la Isla, no dudó, sin embargo, en responder al llamado de Carlos Barba.
La actriz narró a OnCuba cómo y por qué llegó al cortometraje.
¿Por qué apostar por un director sin experiencia en la ficción?
Vamos a comenzar haciendo un poquito de historia: un día, en el rodaje del filme Barrio Cuba, le comenté a Carlos Barba que algunos directores y periodistas se habían acercado a mí para hacerme un documental, un libro… donde contara cómo me hice actriz, y recuerdo que sentados los dos en una escalerita en el Salón Rosado de La Tropical, conversando entre plano y plano mientras sonaban en vivo Los Van Van, le pedí que fuera él quien contara mi historia. Creo que pasaron unos dos meses y como en un acto de magia ya estábamos Rafael Solís y yo en Santiago de Cuba rodando ese hermoso documental que es Mujer que espera.
Un año antes Carlos me había hecho una extensa entrevista para una revista. Tocó a mi puerta recomendado por nuestro amigo en común Humberto Solás, quien me dijo: “Atiéndelo, ese muchacho tiene gran talento”. Han pasado años y aquel muchacho pasó de amigo a integrar mi corta familia, mira tú si lo conozco y quiero.
Yo no hago películas mirando el currículo de un director, las hago porque la historia me tiene que interesar y por el talento que vea en la persona que tenga delante. Eso lo sé captar desde que me siento en la sala de mi casa y leo el guion que me proponen. En el caso de 25 Horas, vi nacer ese proyecto.
¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje?
Escuché a Carlos en todo momento, me dejé dirigir. Él puede pedirte cosas como: “ponte estos aretes” hasta: “quiero que salgas o te muevas de esta manera y no de otra”, pues conoce mucho mis películas; como director sabe lo que no quiere y lo que quiere lo tiene clarísimo.
Creo que todos somos un poco ese personaje y construí a Hilda a partir de esa verdad. En un país como Cuba en el que nos convertimos en los padres de nuestros padres, un país que envejece rápidamente, todos somos cuidadores, acompañantes de nuestros seres queridos. Siempre digo que 25 Horas es de esas carreras que haces con el placer de que al final un joven sonriente te mira frente a su primera toma de ficción, sabiendo que venía de liebre a tu lado para que lo dieras todo en una sola vuelta a la pista.
Siendo una actriz reconocida y querida en Cuba, ¿cómo experimentó la recepción por el público en el Festival de La Habana?
El día de la premier tenía primero este corto y después venía otra película mía, Los buenos demonios, de Gerardo Chijona. El final de 25 Horas es muy especial y mira, lloré cuando subieron los créditos. Siempre me emociono mucho cuando al fin se estrenan mis películas, pero también me emocioné por la acogida tan linda que le dio el público. El cine estaba repleto y el aplauso fue grande. Yo sé cuando las cosas gustan y esa noche sentarme pude en la terraza de mi casa y decirle: “Carlos, participar en el Festival de La Habana y tener esos aplausos es el mayor premio”.
Por eso podrá contar siempre conmigo, con mi complicidad, con mi apoyo. Siempre que tenga un personaje para mí, el que sea, ahí estaré.
Trailer de 25 Horas aquí
Fuente: OnCuba

martes, 26 de diciembre de 2017

Habana Radio: “25 horas”: cuando las horas del día no alcanzan.

Carlos Barba Salva, 39 Festival de Cine de La Habana, Cuba
Por Luciano Castillo.

El público ha aclamado cada presentación de 25 horas, un cortometraje sincero y sobrio, el primer acercamiento a la ficción del documentalista guantanamero Carlos Barba Salva, representa a Cuba dentro de la Sección Oficial en Concurso del 39. Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. El cineasta, que arriba a La Habana, tras participar en el Festival de Cine de Yale University, en New Haven, para asistir aquí al estreno, revela algunos detalles del viaje creativo que supuso su concepción.
“Después de una veintena de documentales, un buen día, en México y en domingo, escribo la historia de un tirón, pensando en Isabel Santos y Enrique Pineda Barnet como figuras centrales, a modo de ensayo. Y resultó que no había oscurecido cuando ya tuve una primera versión que le envié inmediatamente a Isabel por correo electrónico. Recuerdo que la gran actriz, devenida madre cinematográfica, me respondió: ‘Me encanta este guion, es como una película francesa pero muy cubana; por fin haremos ficción’. Ahí llegó el embullo”.

Hace años, conversando con Pastor Vega en el lobby del cine Charles Chaplin, me dijo algo así como: “en mis inicios el sueño permanente era hacer ‘documentales’ con actores, ese es el camino”, refiriéndose obviamente a la ficción. “Nunca olvidé eso. Y quise tomar ese riesgo: realizar una película corta, como un trozo de vida real, con pocos diálogos, con símbolos de la cotidianidad muy bien marcados y con un dúo de actores excelentes que me regalaran esa verdad, enmarcada en un momento específico para nuestro país. Pretendí narrar en tono de crónica cómo fue tomada la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos por dos personas tan diferentes como lo es un padre postrado y su hija emigrada que lo visita y cuida, en un día que le parece muy largo”.

”Todo esto ha dado un giro (in)esperado con la nueva administración estadounidense, a veces imposible de entender, con prohibiciones de todo tipo y una nueva vuelta de hoja. Me alegra que 25 horas recuerde lo que se logró unir en aquella fecha de 2014, lo que se logró limar. El cartel de Julioeloy Mesa, ese clásico afichista del cine cubano, rezuma la imagen de esa mujer-inmigrante de la cual brotan dos banderas, la cubana y la norteamericana, que nos dice que ya es necesario acabar con lo que no ha trabajado a lo largo de tantos años y buscar nuevos caminos. Quiero destacar mi euforia por trabajo interpretativo, en especial contar con la maestría de la experimentada Alicia Bustamante y del joven actor Carlos Alberto Méndez. Ella había aportado su testimonio acerca de Un día de noviembre en mi documental Humberto”.

Además de ese largometraje en torno a Humberto Solás, Carlos Barba cuenta en su filmografía con títulos como Memorias de Lucía(2003), Mujer que espera (2005) y un conjunto de documentales producidos para la colección “Cinemateca de Cuba” coproducida por el ICAIC y la firma canaria Impulso Récords en el bienio 2006-2007: El hombre del sigloLa otra SofíaUn hombre con éxitoDel cine y otros demoniosUn documental sobre Adorables mentiras, Papeles principales y el largometraje Canción para Rachel, acerca del proceso creativo de La bella del Alhambra, realizada por Pineda Barnet. En relación con el rodaje y la postproducción del corto 25 horas, declaró para el Diario del Festival:

“Seguí trabajando la historia y de pronto, como hijo del ‘cine pobre’, recuerdo que estaba listo para rodarla, había reunido un pequeño staff de amigos y colaboradores muy talentosos, dispuestos y a la expectativa, pero Isabel protagonizaría en poco Regreso a Itaca, de Laurent Cantet, y hubo que esperar. Pocos meses después estuvimos listos para rodar el cortometraje en dos días. Juntando las horas de trabajo, creo que fueron veinticinco, igual que el título. Bastaron una casa en el barrio de El Vedado, una luz y sonido, actores y equipo entregados. Luego vino la etapa de postproducción, con Xperima Productions en Los Ángeles y el diseño sonoro y la mezcla se realizaron en Ciudad México.

”El paso del documental a la ficción no se da así tan fácil –expresó al referirse a ese riesgoso tránsito–, y quizás eso se percibe en el cortometraje. De hecho, la idea de rodar en New York apareció de pronto y la aprovechamos, coincidiendo con la presencia allí de la actriz, invitada por el Havana Film Festival, y la posibilidad de darle una continuidad (nunca cierre) a Hilda, su personaje. Esa decisión recuerda un poco la impronta del documental. El bichito de la ficción estaba ahí, y aparecía probablemente cada vez con más fuerza cuando participaba como asistente de dirección en alguna película cubana. Aunque la manera de componer una escena, muchas veces enamorarme de una primera toma y usarla, ese contar desde la radio que acompaña a un país, creo también que tiene que ver mucho con la no-ficción. Confieso que soy un apasionado del documental, pero la adrenalina de mostrar una historia que nace de un deseo real de querer contar algo, y que esos maravillosos actores y no-actores hagan suyo un guion escrito por uno, es tremendamente cautivador”.

Fuente: Habana Radio

jueves, 21 de diciembre de 2017

LAS 25 HORAS DE CARLOS BARBA

CINE
Carlos Barba Salva e Isabel Santos en la filmación de '25 horas'.
BRIAN RAMÍREZ VAL | La Habana | 17 de Diciembre de 2017 - 05:37 CET. | 

Luego de una carrera exitosa en el documental, el realizador cubano Carlos Barba Salva, residente en EEUU, ha decidido incursionar en el cortometraje de ficción con 25 horas, el único de su género en competencia representando a Cuba en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.
La lista de títulos anteriores en la filmografía de Barba, algunos dedicados al reconocimiento de los valores y aportes de la estética fílmica de Humberto Solás y Enrique Pineda Barnet —Memorias de Lucía (2003), El hombre del siglo (2006), Canción para Rachel (2007), Gibara ciudad abierta (2009) y Humberto (2014)—, lo consolidan como uno de los más importantes documentalistas de su generación en el panorama del audiovisual contemporáneo de la Isla.
Su más reciente cortometraje narra la vida de una exmigrante cubana, Hilda, interpretada por Isabel Santos, que ha regresado de EEUU con el único propósito de cuidar a su anciano padre (Enrique Pineda Barnet), quien al parecer no puede valerse por sí mismo.
En verdad, se trata de la historia de una mujer que emprende un proceso de adaptación a la monotonía existencial de la sociedad cubana, luego de varios años de exilio, a un país donde su protagonista apenas encuentra sitio para sobrellevar con estoicismo y resignación su reinserción social.
Lo cotidiano en Hilda se resume apenas en el cuidado de su progenitor, comprar comida en los mercados populares, matar el ocio con su afición a la fotografía y permanecer en la sala ante la televisión o pensativa en el portal de su casa, a la manera de un ritual inalterable en la sucesión de los días y las noches.
Sin embargo, la historia se encargará de mostrarnos, desde el punto de vista del espectador y nunca de la protagonista, que en verdad el padre no está aquejado de ninguna enfermedad, que es capaz de bailar una contagiosa música popular sin la ayuda del bastón y que su fingimiento ha servido para frustrar la vida de su hija. Ajena al engaño, la tristeza de Hilda encuentra la resignación ante una vida ralentizada que parece tener más de 24 horas.
El drama, sin complejidades dramatúrgicas en su guion, avanza en el sentido más lineal posible, a ratos coqueteando con la estética observacional en el demorado de la cámara, una puesta en escena minimalista y un excelente desempeño de caracterización de personajes que posibilitan la identificación del espectador con la historia.
Sin embargo, el cortometraje pudo prescindir de algunas secuencias innecesarias, como la sucesión de los planos estáticos de las fotografías tomadas por Hilda, no siempre de interés para el espectador, y centrarse más en la profundización del dilema existencial de la protagonista, acaso desde la perspectiva del cine contemplativo y el intimismo que como recurso actoral Isabel Santos consigue desplegar de manera excelente.
Para el engranaje fílmico y la validez de su mensaje estético, resulta interesante el empleo de las relaciones que el filme establece con películas como Lejanía, de Jesús Díaz, o La Bella del Alhambra del propio Enrique Pineda Barnet, tarareada por él mismo en la escena del baile.
Al dueto de Isabel Santos y Pineda Barnet se añaden las actuaciones de la veterana Alicia Bustamante, que siempre se agradece, del joven actor Carlos Alberto Méndez, y la voz en off del locutor Abel Álvarez, muy conocido por el público cubano de los años en que participara como conductor del popular programa Mediodía en TV.
Como ejercicio de iniciación, 25 horas resulta un cortometraje aceptable y discreto, con una historia sencilla e interesante, pero que podría haber aportado todavía mayor aliento para el desarrollo de un drama de mucho más calado.
Ojalá el realizador Carlos Barba se anime, pues quienes lo conocemos personalmente y hemos apreciado su trabajo, sabemos de su valía. Eso esperamos y deseamos en verdad, cuando talento y versatilidad le sobran, y cuando el cine cubano anda muy necesitado del concurso de los nuevos realizadores, dentro y fuera de la Isla.